Breaking News

Translation Lessons: Chile y la CIA

Muestra-de-arte-Voluspa-Jarpa
©  Cortesía Forzada

Por CortesíaForzada

El horror suele estar resguardado bajo el difícil tinglado del ocultamiento. En ocasiones puede no ser más que el producto natural del miedo y la pesadilla interior que significa volcarse a desentrañarlo. En otras instancias, a veces más arduas, dicho peaje de acceso al horror es levantado por las herramientas propias del ser humano y sus peculiares maneras de encausar o entorpecer sus verdades, sus propios abismos de pavura.

Giorgio Agabamen sostenía en Lo que resta de Auschwitz que afirmar la indecibilidad del holocausto equivalía a su silenciosa y tímida adoración, a un eufemismo que contribuye a la gloria del terror desatado en los campos de exterminio. “¿Cómo narrar lo inenarrable?” es una pregunta latente desde los inicios del convulso siglo que vio la escalada bélica, los campos de concentración y el aturdimiento de la bomba atómica. Dicha duda carece de una respuesta taxativa y parece afirmar implícitamente que cada época y lugar poseen sus propios inenarrables, sus propios vestigios del horror y sus arduas formas de narrarlo.

¿Se puede narrar cuando el hombre ha cifrado el acceso a la verdad y el horror? 

A principios del nuevo milenio, fueron desclasificados los archivos de la CIA referentes a Chile y cuya recopilación fuese hecha durante el periodo comprendido entre los años 1961 y 1991. Allí la artista chilena Voluspa Jarpa (1971) se acercó a la constatación del problema del ocultamiento en sus diversas vertientes. En primera instancia, la manifestación sustantiva del poder que los resguardaba en una institución lejana, adscrita a una jurisdicción extranjera, y cuyo accionar fue por completo decisivo en el devenir histórico del país. En segundo lugar, la condición secreta de los archivos. Por cuatro décadas estos dejaron de esclarecer la verdad o aportar luces en el desenvolvimiento diario de una nación golpeada por la ausencia de certezas y evidencias de las causas de un horror que dejó más de 40.000 víctimas directas y decenas de miles más afectados.
Artista chilena Voluspa Jarpa
Voluspa Jarpa
©  Cortesía Forzada 
El tercer ingrediente consiste en la condición de documentos cifrados en el lenguaje y en la disposición espacial de los mismos, lo cual continúa por acrecentar las dificultades de esclarecimiento de la verdad histórica, los orígenes del horror, sus implicados y los alcances ulteriores de estos. Así como se encuentra una lengua codificada, también muchos de los folios, incluso después de cuatro décadas, fueron dados a la luz con grandes manchas negras encubriendo el relato pormenorizado de los hechos, lo cual no significa otra cosa que el permanente ocultamiento y la inobjetable censura que la CIA continúa imponiendo a la verdad histórica completa y a sus consecuencias. El cuarto elemento es el eje fundante de la exposición realizada por Jarpa y radica en la diferencia de la lengua en que se escribieron los informes y la que emplea el público implícito de estos documentos secretos. En esta relación tejida entre la lengua y el poder, la autora señala “La tensión entre los idiomas inglés y español revela características de la hegemonía y el colonialismo modernos” cuyos alcances han sido vistos en todos los países del continente americano, con mayor o menor incidencia, dejando siempre secuelas y un derrotero de crímenes disfrazados de libertad. 

Traslation Lessons es una muestra amplia, aunque siempre diminuta en comparación con la historia total, de los archivos de inteligencia estadounidenses y su relación con el pasado chileno. En ella los visitantes pueden participar de diferentes ejercicios performativos que los llevan a adentrarse en los secretos del Chile de la segunda mitad del siglo XX. ¿Qué rol jugó Kissinger en el golpe de estado contra Allende? ¿Cómo se desarrollaron los aparatos de inteligencia de la dictadura? ¿Qué formas de tortura fueron utilizadas? ¿Dónde fueron aprendidas y empleadas? Estas y muchas más preguntas que surjan de los espectadores pueden encontrar respuesta en el maremágnum de papeles, registros audiovisuales, clases de traducción y lecturas que se desarrollan al interior de la obra de Jarpa.

Ahora bien, cada cuestionamiento y ejercicio de la curiosidad suscitados por Traslation Lessons pueden derivar en los senderos más inhóspitos del horror dictatorial de Pinochet. Dentro del inventario de la CIA, existen relatos pormenorizados de torturas, elementos para infringir dolor y disposiciones generales con las que, como señala Paul Ricoeur, el poder se las arregla para que el ser humano “experimente hasta el fondo las muertes peores que la muerte”, el envilecimiento último de su humanidad.

CortesíaForzada quiso traer a sus lectores esta exposición de Voluspa Jarpa para seguir adentrándose en las formas en que las obras de arte dialogan con la realidad fáctica, el poder, el terrorismo de estado y la historia. En esta asistimos a una obra de arte viva y cuyo esplendor continúa creciendo con cada nueva lectura hecha en los linderos del horror y la epifanía histórica.