Breaking News

Cánones forzados

Canon del arte occidental

Inner-Self portrait
© Sara Castaño Díaz



POR CORTESÍAFORZADA

El canon literario occidental es casi una institución inamovible en la que cada tanto tiempo consigue ingresar alguna obra a ese recital de todos los siglos y redireccionar algunas centenarias lecturas o apreciaciones que tejen nuevas redes de sentidos durante cada época. Algo similar ocurre con las subdivisiones geográficas, temporales, temáticas y genéricas del gran canon, cuyos requisitos de ingreso y permanencia suelen ser más flexibles y continuamente reinventados con cada ejercicio sistemático de lectura. Así las literaturas latinoamericana y europea encuentran sus estrellas y, como ocurre con estas, muchas veces su luz nos es visible cuando ya se han apagado, así continúan tejiéndose y contradiciéndose los textos imprescindibles del siglo XX en lo que va corrido del XXI, así la literatura policial es cada vez menos un género inferior y los linderos evanescentes del arte permiten celebrar la grandeza de figuras irrepetibles como Bob Dylan, Svetlana Aleksiévich y Joan Manuel Serrat.
El panorama contemporáneo está pintado por el gran flujo editorial, muy pocas veces sintonizado con la calidad de la producción, que abarrota año por año los estantes de las librerías de todo el mundo. Este maremágnum de libros conlleva raudamente a que el territorio de las certezas, aparentes siempre, se encuentre del lado de los ya venerados clásicos y no en el territorio cada vez más lábil de la producción actual. Sin embargo, si usted es de esos lectores desdeñoso de Goethe, Cervantes o Borges, o si simplemente quiere explorar la escritura de sus compañeros de época, si quiere constituirse su propio canon con juegos de azar y mujerzuelas, si forma parte de la gran capa de sujetos que necesita que el premio Nobel le indique el próximo autor para su mesa de noche, o si es de esos lectores con buena intuición pero que prefieren mirar al costado para que alguien les confirme la belleza de lo que acaban de leer; si es alguno de esos, o su variante más íntima y personal, siéntase aliviado porque CortesíaForzada inaugura una serie destinada a autores contemporáneos, no tan contemporáneos, y perdidos en el tiempo, pero que al fin y al cabo debieran ser rumiados por cualquier lector que se los tropiece en el camino.

El primer perfil de esta serie fue rescatado de los archivos de Zoltan Borval y dedicado por él al guatemalteco Rodrigo Rey Rosa.

https://www.cortesiaforzada.com/2018/04/quirurgico-rey-rosa.html


El segundo corresponde a la lectura que Emilio Renzi dedicó a Jorge Luis Borges 
https://www.cortesiaforzada.com/2018/07/respiracion-artificial-borges-y-la.html

El tercer perfil de esta serie fue rescatado de los archivos de Zoltan Borval y dedicado por él al colombiano Pablo Montoya
https://www.cortesiaforzada.com/2018/10/pablomontoya.html